Reglas básicas para lograr una buena salud financiera

La salud financiera es tan importante como la salud física, pues se trata de mantener una situación financiera estable y organizada que nos permita mantener un orden en relación a nuestros ingresos y gastos.

Sin embargo, no es un asunto al que todos le demos la importancia necesaria y le dediquemos empeño y atención, pues la mayoría estamos acostumbrados a manejar nuestras finanzas sobre la marcha.

Por ello, a continuación te compartimos algunas reglas básicas que te ayudarán a tener unas finanzas saludables para tu tranquilidad y estabilidad.

  • 1.- Planificación

La planificación es el primer paso para lograr una buena salud financiera, pues debemos estar preparados (dentro de lo posible) para eventualidades. Por ello es recomendable adquirir seguros de vida, gastos médicos, vehículos, planes de previsión funerarios, entre otros.

Asimismo es importante pensar en crear fondos de ahorro que puedan servir como un respaldo ante cualquier imprevisto.

  • 2.- Ahorros

Ahorrar es una costumbre que todos deberíamos tener como regla general para la vida, pues esto nos permitirá tener un “colchón” financiero para atender imprevistos o eventualidades.

Además nos permitirá disfrutar de actividades y/o adquisición de bienes que no sean prioritarios. Podemos comenzar a ahorrar para vacaciones familiares o para la compra de un vehículo, por ejemplo.

  • 3.- Buen historial crediticio

Adquirir algún tipo de préstamo o crédito está permitido en una buena salud financiera, siempre y cuando tengamos capacidad de endeudamiento. Es decir, podemos acceder a cualquier alternativa crediticia solo cuando estemos seguros de que nuestros ingresos nos permitirán cubrir el pago de la misma.

  • 4.- Gasto consciente

El gasto consciente se trata básicamente de aprender a NO gastar más de lo que ganamos, por ello es importante contar con un plan de gastos mensuales. La planificación mensual nos permitirá saber cuánto de nuestros ingresos es destinado a cada uno de los gastos fijos.

La elaboración de un presupuesto familiar o personal nos ayudará a entender y detectar cuáles son los gastos ineludibles y cuáles son los prescindibles.