Qué son los gastos hormiga y cómo podemos reducirlos

Ser consciente de tus gastos hormiga te permite ahorrar y en este artículo te explicamos qué son este tipo de gastos y cómo reducirlos.

Como el término sugiere, los gastos hormiga, se tratan de pequeñas cantidades de dinero que gastamos en nuestro día a día para adquirir cosas que, en realidad, no necesitamos, al parecer no repercuten en nuestro presupuesto pero, en realidad, tienen un alto impacto en nuestras finanzas personales o familiares.

Es muy común que al pensar en tus gastos, te enfoques en los más significativos, como la deuda de un auto o una casa o en las compras con tu tarjeta. Pero son los pequeños gastos diarios los que podrían estar drenando tu bolsillo. No se suelen medir porque no se hace conciencia sobre su necesidad e impacto real. Estos son algunos ejemplos de los gastos hormiga más comunes:
El café que compras todos los días.
Los antojos de la tienda.
Comer fuera de casa.
Tarifas adicionales en servicios básicos.
Suscripciones que pagas, pero no utilizas.
Pequeños vicios como el tabaco o el alcohol.
Cualquier compra por impulso.
Es muy importante identificarlos, tomar conciencia de tus compras y llevar un control de lo que gastas, para que puedas ahorrar más o usar mucho mejor tu dinero.
Si te acabas de dar cuenta que estás destinando demasiado dinero a los gastos hormiga, no te preocupes, hemos preparado algunos consejos que ayudarán a controlar mejor tus gastos:
Elabora un presupuesto para que tengas destinado en que gastar tu dinero.
Establece un pequeño monto mensual para tener una organización de tus gatos.
Lleva tu almuerzo y snacks a la oficina.
Cancela suscripciones innecesarias.
Escoge medios de transporte alternativos como bici o caminar.
Haz una lista para la compra y así no tendrás que comprar artículos de más.
Revisa las facturas de los servicios básicos.
Disminuye las salidas escogiendo los días en los que vas a gastar en ocio.
Procura cocinar en casa.

Manejar adecuadamente las finanzas es un hábito que muchas veces nos cuesta mantener, pero tomar acciones pequeñas todos los días es una buena alternativa para empezar. La próxima vez que quieras incurrir en un gasto de hormiga, tómate un momento y reflexiona ¿Realmente necesito lo que voy a comprar?