Qué es la proporción deuda-ingreso

Qué es la proporción deuda-ingreso y cómo entenderla

Que es la proporción deuda-ingreso: es una regla que toman en cuenta las entidades financieras antes de otorgar un crédito o préstamo, esto con el fin de asegurar que el solicitante tendrá la capacidad de pagar.

Esta evaluación consiste en una revisión exhaustiva de las deudas o compromisos financieros que tiene el solicitante y relacionarlos con los ingresos que este ha demostrado.

En México, tanto los bancos como las tiendas departamentales y demás entidades que se dedican al otorgamiento de préstamos o créditos personales o de nómina, tienen a la mano la información o el puntaje crediticio de los solicitantes gracias al Buró de Crédito, lo que hace este proceso más sencillo.

Sin embargo, es importante que todos sepamos cómo funciona esta proporción y cómo podemos calcularla para cuidar la salud financiera y evitar un sobreendeudamiento.

Para calcular tu proporción deuda-ingreso lo primero que debes hacer es sumar todos tus ingresos brutos mensuales, luego sumar todos los pagos de las deudas que realizas al mes como renta, pago de vehículos, tarjetas de crédito, tarjetas o créditos departamentales, pagos de vivienda, impuestos, entre otros.

Posteriormente el monto total que equivale al pago de las deudas debes dividirlo entre tu ingreso bruto mensual, es decir, antes del pago de impuestos o prestaciones y multiplicarlo por 100 para obtener el porcentaje.

Por ejemplo, si tus gastos o pagos de deudas equivalen a $4,000 MXN distribuidos de la siguiente manera: renta: $2,000 MXN, pago de vehículo: $1,500 MXN, tarjeta de crédito: $500 MXN, y tu ingreso mensual bruto es de $10,000 MXN, la fórmula para calcular la proporción deuda-ingreso sería:

$4,000 / $10,000 = 0,4 x 100 = 40%

Esto quiere decir que la proporción deuda-ingreso representa el 40% del ingreso bruto mensual, lo que puede no ser un número tan positivo, tomando en cuenta que una proporción de 36% ya se considera alta.

Sin embargo, es posible reducir este número y mejorar nuestro puntaje crediticio haciendo algunos pequeños cambios en nuestras finanzas:

Aportar pagos mensuales a sus deudas que sean más altos de la cuota correspondiente ayudará a saldarla en menor tiempo.

No adquirir nuevas deudas hasta no pagar las actuales.

Si por razones de causa mayor necesitas hacer compras a crédito, procura hacer un pago inicial grande para que las cuotas queden lo más bajas posible.

Haga el ejercicio de calcular su proporción deuda-ingreso mensualmente para tener conciencia de cuánto de los ingresos que recibes se está yendo al pago de deudas.

Tener conocimiento de a cuánto equivale nuestra proporción deuda-ingreso es necesario e importante, ya que, esto nos permitirá asegurarnos de que contamos con la capacidad financiera para cubrir todos nuestros gastos y pagar las deudas responsablemente.