Finanzas personales

Finanzas personales post COVID

La pandemia nos enseñó un nuevo modo de vivir y nosotros te enseñamos una manera de cuidar tu dinero

El impacto social y económico que se ha generado a causa del COVID-19 nos ha dado mucho de qué hablar y, sobre todo, en qué pensar. Ahora, que muchos de nosotros estamos volviendo a la regularidad después de más de un año de vivir bajo nuevas condiciones, estar preocupados por la situación actual y nuestras finanzas personales es normal, pues ha llegado el momento de preguntarnos: ¿cómo podemos hacer que la etapa post COVID no afecte nuestra economía?

Existe la posibilidad de que tu presupuesto haya sufrido pequeños o grandes ajustes desde el inicio de la nueva normalidad, desde los gastos de transporte, alimentación o recreación, pero cuando tus gastos retomen nuevamente su ritmo, es necesario recordar cómo utilizabas tu dinero antes de la pandemia, pensar cómo lo gastaste durante y replantear cómo debes aprovecharlo después.

La pandemia evidenció lo poco preparados que estamos para manejar nuestros presupuestos y que la cultura financiera no es un tema que se tome con regularidad, pues creemos que estos temas son exclusivos de los especialistas en el área, pero no te preocupes, nosotros vamos a darte algunas recomendaciones para que tengas las herramientas para sobrevivir a la nueva etapa que estamos por cruzar.

1.- Realiza tu propia estrategia financiera: Como mencionamos antes, es necesario que conozcas y reconozcas tus gastos y cómo puedes administrar tus finanzas personales desde la planificación de un presupuesto semanal o mensual, donde el punto central sean los consumos fijos que te permitan detectar los gastos hormiga y consigas disminuirlos. De este modo, te permitirás guardar un poco de dinero que, posteriormente, te servirá como fondo de ahorro.

2.- Objetivos claros y accesibles: Plantea objetivos financieros a corto, mediano o largo plazo. Tus objetivos tienen que estar a tu alcance y deben ser medibles. Determina cuánto dinero necesitas y el tiempo en que deseas lograrlo. Reduce los gastos que no sean necesarios y concéntrate en alcanzar tus objetivos. Tienes que tener consciencia de que siempre puedes pedir apoyo para lograr tus metas.

3.- Crea nuevos hábitos: Debes pensar en la salud financiera personal y generar cambios en torno a ella. Piensa en el modo de no despilfarrar tus ingresos y la manera en solventar tus gastos; no utilices tu dinero en cosas que no necesitas. Todos tenemos distintas maneras de ver la vida y costumbres diferentes… cada uno de nosotros tenemos consciencia individual del rigor con el que manejamos nuestros presupuestos y tenemos que ajustarnos a ello.

La pandemia por el COVID-19 nos dejó la enseñanza, pese a lo difícil y complejo de la situación, de estar preparados para iniciar nuevamente y salir adelante; ahora, con una visión en futuro incierto, podemos construir un mejor porvenir y sobrellevar cualquier conflicto que se nos interponga y conseguir una mejor calidad de vida.