Cómo manejar los créditos departamentales con inteligencia

Cómo manejar los créditos departamentales con inteligencia

Cómo manejar los créditos departamentales con inteligencia: Los créditos departamentales son uno de los instrumentos financieros que más demanda tienen en México pues se trata de un tipo de crédito mucho más fácil de solicitar en comparación con los otorgados por un banco.

De este tipo de créditos existen varias modalidades, dependiendo del fin para el que se solicite. En primera instancia están los plásticos o tarjetas de crédito departamentales, que solo funcionan para realizar compras en la misma tienda, dando la facilidad de pagar en cuotas.

Estas tiendas departamentales expiden otra modalidad de tarjetas que son respaldadas por entidades financieras y se pueden utilizar en otros establecimientos asociados.

Este segundo tipo funciona básicamente como una tarjeta de crédito convencional como las que emiten los bancos, sin embargo, suelen tener intereses mucho más altos que las tarjetas comunes.

Otro tipo de crédito otorgado por las tiendas departamentales, son los préstamos o disposiciones de efectivo. Al igual que las tarjetas de crédito, tienen también tasas de interés mucho más altas, en relación a los créditos o préstamos bancarios.

Las altas tasas de interés que ofrecen los créditos departamentales en general, suelen ser la razón por la que estos han sido de cierta forma satanizados. Sin embargo, el riesgo o el “doble filo” de estos créditos, radica principalmente en el mal uso que se les da.

Muchas personas piensan que al ser créditos otorgados por una tienda, endeudarse o no estar al corriente con los pagos, no repercutirá en su historial crediticio. Y allí es donde está el problema.

Los créditos departamentales representan altas cuotas mensuales que se deben cubrir para cumplir con el plan de pago establecido, por lo que incumplirla no solo nos dará mala puntuación en el Buró de Crédito, sino que aumentará el monto de los intereses.

Por eso, la primera y más importante regla que se debe cumplir para manejar inteligentemente los créditos departamentales, es pagar las cuotas que se nos asignen. Para ello, las tiendas departamentales ofrecen la oportunidad de hacerlo semanal, quincenal o mensual, de manera que podamos ajustarnos como mejor nos convenga.

Con las tarjetas de crédito departamentales la regla es no gastar más de lo que somos capaces de pagar, es decir, no hagas más compras ni excedas el límite de crédito.

Otra buena recomendación es no hacer nuevas compras hasta no pagar las anteriores, así no estaremos acumulando pagos que pueden posteriormente, convertirse en una deuda impagable.

En general, los créditos departamentales existen para ofrecer a las personas opciones más sencillas y en comparación a los bancos, de aprobación más rápida, a cambio de tasas de interés más elevadas.

No obstante, estos pueden ser un recurso útil y beneficioso para quienes los solicitan si hacen un uso inteligente y aprovechan sus ventajas, al margen del endeudamiento que termina siendo siempre la mayor dificultad.

Te invitamos a seguirnos en Facebook