Perder el miedo a los préstamos

Perder el miedo a los préstamos y cómo sacarles provecho

Perder el miedo a los préstamos y cómo sacarles provecho: Si estás pensando en solicitar tu primer préstamo personal, es probable que, sin importar tu edad, tengas diferentes miedos pero la verdad es que son herramientas muy útiles para mejorar nuestras finanzas y cumplir ciertas metas. Es por eso que te enseñaremos a sacarles el mejor provecho.

Un préstamo puede ser un gran aliado para lograr tus sueños, todo depende de cómo lo utilices.

Te recomendamos utilizar el crédito para generar más dinero, el dinero que recibes por un crédito inviértelo en actividades productivas que te generen un dinerito extra.

Puedes comprar mercancía para vender, producir algo que sabes hacer como comida, manualidades o artesanías, adquirir catálogos para vender diferentes productos, o abrir tu propio local. Así puedes incrementar tus ingresos y con las ganancias de tus ventas pagar el préstamo que solicitaste y así seguir invirtiendo.

Identifica cuánto puedes endeudarte, tu nivel de endeudamiento depende de tus ingresos, lo recomendable es que utilices el 30% de lo que ganas para pagar tus préstamos, ésto con el fin de mantener un endeudamiento sano y no caer en sobreendeudamiento.

Hay personas que solicitan un crédito para pagar otros préstamos que deben, ésta no es la mejor solución, porque la deuda no deja de existir y en ocasiones se hace más grande. Antes de solicitar un crédito evalúa en qué lo vas a utilizar y cuánto puedes pagar sin necesidad de que te metas en apuros.

No pagues comisiones y recargos, al contratar un crédito siempre pregunta por las comisiones o recargos que te pueden cobrar y evalúa si es lo que te acomoda. Recuerda siempre las fechas de pago de tus créditos, paga a tiempo y evita gastar en comisiones o recargos por retraso.

Considera esta información para solicitar tu siguiente préstamo y considera siempre tus opciones antes de tomar una decisión.

Visita nuestra página de Facebook

Perder el miedo a los préstamos y cómo sacarles provecho