préstamos prendarios

¿Los préstamos prendarios son una buena opción?

En México se conoce como préstamos prendarios o crédito prendario a todo aquel que se otorga a cambio del empeño o entrega en garantía, de un bien o un artículo de valor. Son uno de los tipos de préstamos más comunes y utilizados en el país, por todo tipo de clientes.

Este tipo de préstamos consiste en dejar a la entidad financiera de tu elección, un bien como garantía. Estos pueden ser desde electrodomésticos y joyería, hasta vehículos e incluso, propiedades inmobiliarias.

Sin embargo, aunque son uno de los tipos de préstamos o créditos más conocidos y utilizados, también han sido duramente criticados, debido a su funcionamiento y tasas de interés.

Los préstamos prendarios son una buena opción siempre y cuando antes de solicitarlos te informes bien y busques la entidad que te ofrezca los mejores beneficios o los que mejor se adapten a tus necesidades o expectativas.

Es bien conocido que este tipo de préstamos los solicitan las personas especialmente cuando tienen una urgencia que deben saldar de manera inmediata, por lo que son vulnerables a caer en manos de establecimientos o personas inescrupulosas.

Es muy importante que te asegures de hacerlo con una entidad seria y verificada, que cuente con la estructura para que tu transacción sea segura y te garantice el resguardo del bien que estés ofreciendo como garantía.

Asimismo, es vital que la entidad a la que acudas cuente con un experto valuador que pueda verificar el valor del bien que ofreces y con base en ello pueda ofrecerte el máximo monto posible, sobre su valor actual en el mercado.

Respecto a los intereses, estos pueden ir desde el 3% al 5% anual, aunque en algunos casos, quizá un poco más, aunque se mantienen en un rango aceptable y costeable para los beneficiarios.

Con relación a los pagos funcionan igual que cualquier otro tipo de crédito o préstamo, se estipula una cuota mensual en la que se paga parte de la deuda y parte de los intereses, por lo cual, debes considerar antes de solicitar el préstamo, tener la capacidad financiera para cubrirlas y no perder el bien que se dio como garantía.

En general, los créditos o préstamos prendarios pueden ser una buena opción para quien cuente con las condiciones para hacerlo y esté preparado para asumir el compromiso de pago, como con cualquier otro tipo de préstamo.