diferencias entre un préstamo y un crédito

Conoce cuáles son las diferencias entre un préstamo y un crédito.

Diferencias entre un préstamo y un crédito.- Si en algún momento necesitas acceder a un financiamiento para cubrir ciertos gastos extraordinarios, tal vez te preguntes cuál es la diferencia entre un préstamo y crédito.

En principio, el objetivo de las dos es el mismo, que tú tengas el dinero que necesitas. Sin embargo, las condiciones de cada uno son diferentes.

En ambos casos hay dos partes involucradas. El acreedor o prestamista, que es la institución financiera que otorga el dinero y el deudor o prestatario, quien es el beneficiado.

¿En qué consiste un préstamo?

En este caso el monto solicitado es entregado en su totalidad por el prestatario, desde el inicio de la operación.

Quien recibe el dinero está obligado a regresar la cantidad total que se le prestó en un tiempo definido y con un pago de interés adicional.

En el contrato se pacta el plazo del préstamo, la periodicidad de los pagos, la tasa de interés, así como el cobro de comisiones extra, en caso de que el prestamista así lo establezca.

¿Cómo funcionan los créditos?

A diferencia del préstamo los créditos no te brindan el dinero desde un inicio, sino que te otorgan una línea de crédito, dispones de un límite de dinero el cual puedes ocupar poco a poco o en una sola ocasión.

Cada crédito tiene su cobro de comisiones e intereses de acuerdo a su uso.

Por ejemplo, una tarjeta de crédito te brinda un límite de crédito de $10,000 pesos, con periodos de financiamiento mensuales.

Si el primer mes haces una compra de $5,000 pesos ese monto se descontará de los $10,000 pesos disponibles y, el cobro de la deuda y la aplicación de intereses en la fecha de pago, sólo corresponderá al total de la compra realizada.

Cuando se liquida el monto del crédito utilizado, la línea de crédito vuelve a estar disponible inmediatamente.
Principales diferencias:

Una de las más importantes es que los intereses de los créditos suelen ser más altos que el de los préstamos, por lo que al final podrías terminar pagando más.

En los préstamos dispones de todo el importe desde el inicio, por lo que, si al final no lo usas por completo, igualmente tienes que pagar intereses de esa cantidad, mientras que en los créditos solo usas la cantidad que necesitas y los intereses corresponden a ese monto.

La línea de crédito está disponible por tiempo indefinido, puedes usarla las veces que quieras, siempre y cuando tengas saldo disponible. Por otro lado, el préstamo es de un solo uso, una vez terminado de pagar deberás hacer todos los trámites de nuevo si quieres volver a disponer de él.

El plazo para pagar los créditos suele ser menor que el de los préstamos.

Las dos opciones de financiamiento son igualmente aceptables, todo depende de las necesidades que tengas y de las condiciones que ofrezca cada uno.

Para elegir entre uno y otro ten en cuenta los plazos de pago, la cantidad que deberás pagar cada mes y la tasa de interés, estas son algunas diferencias entre un préstamo y un crédito.